domingo, 25 de enero de 2015

Estoy resucitando mis blogs para contar historias.

Uno a veces se propone objetivos definitivamente estúpidos.
Como por ejemplo, escribir una historia por día.
Mi problema es que soy tan inconstante que este tipo de objetivos, de cumplimiento prolongado y continuado en el tiempo, puede durarme muy poco.
Lo cual desemboca en una cantidad importante de proyectos interrumpidos, inconclusos y por lo tanto fracasados o frustrados. Como consecuencia, hay en mí siempre un oscuro sentimiento de frustración que generalmente trato de sanar y olvidar con la creación de un nuevo proyecto.
Sí, es un círculo viciosos que no termina jamás.
Mi angustia y mi frustración solo se ven aplacadas por un insufrible optimismo pragmático crónico.

En la foto, el boulevard que atraviesa Pto Madero, desde los diques hasta la Costanera Sur. Solo por poner una foto linda en el post.